miércoles, 2 de noviembre de 2016

Tras las Huellas de Cencerro. Una Ruta especial, por la Sierra Sur de Jaén

Saludos, amigas y amigos. 

Hoy me gustaría invitaros a una ruta diferente. Una ruta que más bien es un viaje en el tiempo, donde podremos descubrir la historia y vivencias de uno de los personajes más famosos y singulares de toda la Sierra Sur de Jaén. Se trata de Tomás Villén Roldán, conocido por todos como Cencerro, el guerrillero cuya vida dejó buena marca en todo el sur de la provincia de Jaén.

Una vida de película cuya impronta quedó marcada en Fuensanta de Martos desde donde os voy a relatar esta pequeña historia. Una historia que hace algunos meses pudimos conocer un nutrido número de senderistas procedentes de Fuensanta en su mayoría, en la que recorrimos parte de los paisajes que anduvo este guerrillero y cuyas imágenes para el recuerdo aparecen en esta entrada. Probablemente deberían haber aparecido mucho antes, pero como en anteriores entradas ya he descrito, la falta de tiempo por organizar mi propia boda, el posterior viaje de novios etcétera etcétera, me han obligado a posponerlo hasta hoy.

Sé que adentrarme en la vida de un guerrillero que se enfrentó al Régimen franquista con una ideología muy marcada siempre es algo polémico y mucha gente quizás critique o no le guste esta entrada. A ellos simplemente decirles, que solo voy a hablar de HISTORIA y del hermoso entorno por el que circula esta ruta. Nada más.


Aquí comienza este viaje, desde Fuensanta de Martos a la historia.


Para comenzar, nos trasladaremos a unos diez kilómetros de Fuensanta, pasando la pedanía de El Riguelo. Entre los olivares que crecen en este difícil terreno, plagado de cuestas y barrancos, sumergiéndonos en la Sierra Sur de Jaén, iremos conociendo la historia:

 La primera mitad del siglo XX, fue una época marcada en la historia de España por multitud de problemas y situaciones convulsas que en muy pocos años se sucedieron. Aquel tiempo, que coincide con la monarquía de Alfonso XIII, fue sacudido por varias guerras con Cuba, la guerra hispano-estadounidense que nos enfrentó a los Estados Unidos de América, la pérdida de Cuba, Puerto Rico y Filipinas, revoluciones sociales, huelgas revolucionarias, persecuciones policiales con miles de muertos como la Semana Trágica de Barcelona y para empeorar la situación, el de la Primera Guerra Mundial en la que España no participó aunque se vio afectada indirectamente.





Finalmente la guerra de Marruecos, que España inició para conseguir el control de algunos territorios en África y recuperar el orgullo colonial perdido, provocó la muerte de miles de españoles y trajo consigo un golpe de estado apoyado por el rey Alfonso XIII.


Una dictadura de siete años, que solo alargó los problemas que arrastraba el país, que terminó con la dimisión del dictador, dejando con su dimisión tocada de muerte a la monarquía que lo había apoyado.  El rey intentando remediar la situación convocó elecciones el 12 de abril de 1931, de las que surgieron unos resultados en los que los partidos que apoyaban a la monarquía ganaron, triunfando en núcleos rurales donde el voto estaba manipulado por los caciques mientras que en las ciudades, donde se concentraba el voto libre, los partidos que apoyaban la Proclamación de la República consiguieron una amplia mayoría que obligó al rey a huir de España quedando así proclamada la Segunda República Española.

Un alto en el camino para descubrir uno de los escondites de Cencerro
Una República que intentó renovar el Estado, permitiendo el divorcio, el voto a la mujer por primera vez en España, la jornada laboral de 8 horas, separando Iglesia de Estado y combatiendo el desempleo en ciudades y pueblos con planes de empleo donde se empiedran las calles y se extiende el alumbrado público. En Fuensanta por primera vez se asfalta la carretera de Fuensanta a Valdepeñas, se arregla la carretera de Martos al tiempo que se asfalta la carretera a los Baños de Agua Hedionda.


Durante la República existieron gobiernos de izquierda, centro y derecha que no consiguieron (o no quisieron) detener movimientos subversivos-conspiratorios que terminaron el 17-18 de julio de 1936 en un Golpe de Estado parcialmente fracasado. Un golpe que en Andalucía solo triunfa en las capitales de Córdoba, Granada, Sevilla y en una porción de terreno junto a Cádiz.


Esos días en gran parte de España queda convocada una huelga general y en Fuensanta los obreros se concentran frente al ayuntamiento a la espera de noticias e instrucciones del alcalde.
Pero mientras eso ocurre, algunas personas con el apoyo de algunos guardia civiles, permanecen escondidos a la espera de que la guardia civil de la vecina Martos, se subleve, tome el control del ayuntamiento de Martos y vayan a todos los pueblos de la comarca, deteniendo a los alcaldes y apoyando el Golpe de Estado. Pero dicho movimiento queda frustrado y el golpe fracasa en todo Jaén.


La Guerra Civil empieza en Andalucía cuando Franco con ayuda de Hitler recibe aviones en Marruecos y empieza a trasladar tropas que comienzan a conquistar el sur de la península. Esta conquista se extiende por Andalucía hasta llegar el 30 de septiembre de 1936 a Alcalá la Real. En estas fechas, comienzan a llegar refugiados a Fuensanta desde Granada que huyen de la guerra.


En las navidades de 1936, los militares intentan conquistar la provincia de Jaén y toman el día 27 Lopera y el día 1 de enero de 1937, Porcuna.


Muchos Fuensanteños y Fuensanteñas empiezan a trabajar en el hospital de sangre que se instala en el Balneario de las Aguas hediondas de Martos.



Desde enero del 37, la provincia comienza a recibir bombardeos aéreos. Fuensanta es bombardeada al menos en cinco ocasiones, aunque nunca fue directamente, sino que los aviones, tras atacar un objetivo prioritario como Martos, guardaban algunas bombas para lanzarlas sobre Fuensanta.


El 24 de junio de 1937 se produjo el bombardeo más grave con 4 bombas de 300 kilos en total que causó 4 muertos y afectó a las calles Cerro Alto, Calle Cervantes y Espartalillo. En total, sobre Fuensanta se lanzarían 550 kilos de bombas; un número muy pequeño comparado con otras localidades aledañas.


Una curiosidad es que durante la guerra, cobró gran importancia en esta localidad un extraño partido llamado ICE, Izquierda Comunista Española. Un partido que en Cataluña tenía mucha fuerza y que tenía algunas filiales de Cádiz, Sevilla, Algeciras y en Fuensanta de Martos.


La situación se complica a partir del 12 de marzo de 1938 cuando se inician unas maniobras de rectificación del frente de Alcalá la Real, con el objetivo de conquistar Castillo de Locubín. Desde Martos y Fuensanta parten refuerzos que finalmente aplazan la conquista hasta el 28 de marzo de 1938. En ese momento, Fuensanta se convierte en zona de retaguardia al estar directamente enfrentada con el Castillo de Locubín nacional.


El 25 de Marzo de 1939 se inicia la ofensiva final y los nacionales avanzan hacia Jaén. El 30 de Marzo de 1939 entran en Martos y Jaén. El 1 de abril es ocupada Fuensanta.


En ese momento empieza otra guerra.


Pero antes de continuar con la historia, me gustaría hacer un alto en el camino, para describir los paisajes que a nuestro paso nos asaltan. Los olivares que nos acompañan a nuestro paso, cada vez van siendo más trabajosos, los cerros más altos y escarpados, y en ocasiones los olivares llegan a poblar tremendos barrancos, no aptos para personas con vértigo.


En nuestro caminar, nos acercamos al límite del término municipal en una zona muy singular bautizada como "La Junta de los Ríos" donde además de fusionarse un par de riachuelos, confluyen los términos de Fuensanta de Martos, Valdepeñas de Jaén, Castillo de Locubín y Martos, cuyo término municipal se alarga en una extraña península divisoria que llega hasta aquí.

Aquí podemos encontrar una Fábrica de la luz abandonada desde los años 50 del pasado siglo, que hasta entonces había aprovechado el caudal de agua para producir energía hidroeléctrica.

Muy cerca de la misma, nos encontramos con una enorme charca de agua que abastece a toda la zona nueva de Martos. El lugar, por su historia, riqueza natural, paisajística y geológica es increíble y debería estar mucho mejor conservado y señalizado de lo que hoy está...

Continuando con la historia:

Tomás Villén Roldán nació en 1903 en Castillo de Locubín. A los 5 años quedó huérfano y siendo niño comenzó a trabajar en el campo y desde joven mostró su compromiso con el movimiento obrero y la lucha sindical.
Estuvo afiliado a la UGT donde llegó a ser Secretario General en 1932. Fue responsable del PCE en Castillo de Locubín y presidente de la Casa del Pueblo.


Uno de sus tíos falleció sin descendencia, dejando todas sus propiedades a sus sobrinos, entre ellos Tomás, pero el usufructo, o sea, la propiedad, quedó en manos de su tía “la pajarilla” y los sobrinos quedaban como arrendatarios.

Así Cencerro, como arrendatario de una huerta, vivió de forma holgada en un tiempo de hambre y miseria. La llegada de la República y la creación de la Ley de Reforma Agraria que entre otras cosas, planteaba el reparto de tierras a quienes las trabajaban, provocó que la tía de Cencerro le quitara la huerta pensando que la perdería, lo que hizo que Cencerro quedase en la miseria.


Cuando eso ocurre, Cencerro empieza a discutir todos los días con su tía y cuando el cura del pueblo consigue que esta ponga todas sus tierras a nombre de su hermana a cambio de cuidarla hasta la muerte, Cencerro humillado y furioso porque la iglesia se involucrara en sus asuntos, se presentó en casa de su anciana tía el día que iba a Madrid para firmar los papeles de las tierras.


Tras una fuerte discusión, golpeó a su tía quedando esta herida de muerte. Por ello, fue encarcelado en Alcalá la Real durante un año y tras celebrarse el juicio, los médicos afirmaron que la muerte de la anciana fue fortuita y fue puesto en libertad.


Con el inicio de la guerra, es enviado a Madrid donde permanece hasta marzo de 1939 y donde es detenido y enviado a Jaén. Allí estuvo preso 13 días, hasta que se fuga y regresa a su pueblo el mismo día en el que terminaba la guerra. Tras ser detenido por falangistas en junio de 1939, es encarcelado en Alcalá la Real por “rojo” hasta 1940, cuando recibe la noticia de que va a ser fusilado. En ese momento vuelve a fugarse, echándose al monte.


Allí conoce a otros huidos que se movían entre Alcalá la Real y el norte de la provincia de Granada y comienza su andadura como guerrillero bajo las órdenes de “Salsipuedes”.

La llegada de nuevos huidos, ayuda a la creación de una nueva guerrilla a las órdenes de Cencerro, que comenzó a moverse por Alcalá y Castillo de Locubín, visitando su pueblo varias veces, hasta tal punto que llegó a dejar embarazada a su mujer, haciendo enfurecer a los guardia civiles del pueblo.


En 1944, atrapado y fusilado Salsipuedes, Cencerro se convierte en el jefe de la guerrilla de toda la Sierra Sur.


En aquellos tiempos el Tercer Reich Alemán y la Segunda Guerra Mundial estaban a punto de acabar y las autoridades franquistas temían una intervención aliada para liberar España, por el apoyo que Franco había recibido durante la guerra de los países fascistas.


Es el tiempo de mayor movimiento guerrillero en España, donde se estaba preparando la ofensiva aliada, pese a la creación de las contrapartidas de la guardia civil, que trataba de infiltrarse en las guerrillas.
 
Cencerro extendió su acción por toda la Sierra Sur y los asaltos a los cortijos y los atracos se sucedieron por toda la Sierra: Las Casillas de Martos, Martos, Valdepeñas, Fuensanta de Martos, Ventas del Carrizal.


Se ganó la fama de guerrillero bueno que robaba a los ricos para dárselo a los pobres, cuando en Ventas del Carrizal en un atraco a varios feriantes, encontraron a un hombre que venía de la feria de Villardompardo con tan solo dos duros que había ganado vendiendo agua a los tratantes. Ante tan míseras ganancias y viendo que venía desde muy lejos con poco dinero, Cencerro le dio 200 pesetas, que era una fortuna.


Tras la desarticulación de las JSU de Jaén y la del PCE en Martos, Cencerro comienza a verse aislado.


En 1947 intenta ampliar su zona de acción llegando a actuar en Jaén capital.

Ese año sale de la cárcel un comunista llamado Toribio, al que un teniente de la guardia civil le promete perdón si le ayuda a atrapar a Cencerro.

Este personaje logra infiltrarse en la guerrilla e informar a la guardia civil de dónde se encontraban los campamentos de Cencerro, lo que provoca detenciones y asesinatos de los apoyos de la guerrilla.


Sintiéndose acorralado, Cencerro decide esconderse en Valdepeñas de Jaén donde de nuevo es delatado por Toribio.

Rápidamente se puso en marcha toda la tropa de la capitanía de Jaén que fue desplazada hasta la localidad. Cencerro, cercado con uno de sus hombres, intentó esperar a la noche para escapar de la casa donde se encontraba, pero entonces la guardia civil bombardeó con dinamita la vivienda y tras dos días de combates, finalmente fue encontrado muerto tras la explosión de la vivienda, haciendo que su final fuera aún más legendario, prolongando su leyenda hasta nuestros días.



Y aquí concluye la historia...sé muy bien que para algunos esta entrada les parecerá demasiado larga (me ha sido imposible resumirla más) y quizás a otras personas les parezca corta. Para esas personas que se hayan quedado con ganas de conocer más de esta historia, les recomiendo leer: Cencerro, Un guerrillero legendario, La guerrilla en la Sierra Sur.

En este último tramo, hemos estado recorriendo la vega del recién nacido Río Víboras o Río Grande, que forma un hermoso bosque de ribera salpicado de cascadas y saltos, rival en belleza con los bosques que tapizan la Sierra de la Morenita, que durante gran parte del camino nos vigila, altanera.


Y entre los roquedales, plagados de covachas donde se ocultó el guerrillero legendario, ponemos fin a nuestro particular viaje por este hermoso sendero de Fuensanta y de la Sierra Sur de Jaén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario