miércoles, 13 de septiembre de 2017

Casamata del Cerro del Calvario de Alcaudete, Atalaya de Fronteras Centenarias

Saludos amigas y amigos

Ahora que para bien o para mal va terminando el verano y para muchos toca volver a la normalidad, os quiero invitar a conocer un nuevo vestigio de la guerra civil en la provincia de Jaén.

Un vestigio, que quedó como ejemplo de una lucha que hace décadas se produjo en nuestro país y que aún hoy nos habla de ese combate por la libertad y contra el totalitarismo. Un recuerdo que hoy deberíamos tener muy presente ahora que totalitarismos de muchas clases de nuevo, combaten nuestra libertad, democracia y modo de vida occidental, ya sea desde el fanatismo islamico o la barbarie de extrema derecha.

En un tiempo además, en el que la historia se está tratando de manipular por ciertos sectores, y internet está lleno de sandeces cada día más delirantes del tipo "franco no fusiló a nadie" alimentadas por libros (que más que libros son panfletos) publicados sin ningún tipo de rigor, toca más que nunca acercarse a la historia misma y tocarla para conocer con seguridad, tanto como aconteció en nuestro país.


Hoy vamos a visitar Alcaudete y conoceremos la Casamata del Cerro del Calvario.

 


Enclavada en el Cerro del Calvario, rodeada de pinares con unas magníficas vistas al Castillo de Alcaudete enclavado justo enfrente, vecina a la Ermita del Calvario, está Casamata es uno de los pocos ejemplos de arquitectura militar del Ejército Popular de la República que queda en Jaén.



Fue construida en 1937, tras la llegada del ejército sublevado desde Africa, que comenzó a avanzar por Andalucía a sangre y fuego, tomando varias localidades proximas a Alcaudete, en la cercana Subbetica Cordobesa.

Se trata de una estructura militar abovedada y parcialmente enterrada, con forma circular para hacer frente a ataques aéreos y en cuyo interior se disponía artillería que se apostaba en las troneras dirigidas hacia el frente.



Desde el interior del reducto se pueden contemplar unas magníficas vistas de todo Alcaudete y de la Subbetica Cordobesa controlada parcialmente por los facciosos junto a la carretera hacia Castillo de Locubín y Alcalá la Real, poblaciones igualmente controladas parcialmente por los sublevados en las que se luchó durante toda la guerra.


Desde aquí se controló esta parte del territorio republicano, que tuvo que hacer frente y oposición a los sublevados, al tiempo que resistía ataques aereos.



En esta zona ademas, fue particularmente intensa la actividad de grupos de "operaciones especiales" que fueron una auténtica particularidad de nuestra guerra y que marcaron el inicio del funcionamiento de los mismos, en los ejércitos contemporáneos. Desde aquí, varios comandos se adentraron en zona nacional para combatir desde dentro al ejercito sublevado.



Esta edificación fue restaurada hace algunas décadas aunque de nuevo se encuentra abandonada, por lo que sería muy recomendable una nueva actuación de conservación y puesta en valor, que la incluya en las rutas turísticas de la localidad, puesto que está demostrado que este tipo de turismo que se interesa por estos lugares cada día está más en auge.

viernes, 1 de septiembre de 2017

La Iruela, Escenario de Leyendas Medievales

¡Saludos, amigas y amigos!

Ahora que el verano avanza hasta su fin, me gustaría compartir con vosotros una reflexión.
Tenemos ya mediado este 2017, quedan 4 meses tan solo para la Navidad, esa época del año en que prima la solidaridad, la generosidad y el compartir con los demás...

¿Y el resto del año?

En verano también tenemos que ser más que nunca solidarios, con los animales que sufren estos calores sin poder disfrutar de los aires acondicionados y que sufren demasiadas veces la sed. No nos cuesta nada poner pequeños recipientes en puertas y ventanas para que beban.

Con las personas también, con aquellas que se ven obligadas a trabajar con altas temperaturas o a vivir en la calle con este calor...Y con aquellos que disfrutan estas vacaciones también podemos ser solidarios. Siempre vigilantes con esos niños que muchas veces se despistan en piscinas o playas corriendo un peligro del que no son conscientes o con esos que en alguna ocasión se desorientan en las abarrotadas playas pasando pequeños apuros al no encontrar a sus familiares.
Entre todos, podremos ser mejores.


Dicho esto, hoy me gustaría invitaros a descubrir uno de tantos castillos como tenemos en nuestro Paraíso Codiciado, como yo llamo a Jaén.

Es sorprendente cómo mucha gente aún no sabe que esta tierra maravillosa es uno de los lugares del mundo con mayor número de castillos por kilómetro, al tiempo que desconocen gran parte de esos vestigios de un pasado épico en el que Jaén fue protagonista.


Hoy vamos a descubrir uno de ellos, hoy visitamos el Castillo de La Iruela.

La Iruela es uno de los pueblos más bonitos y famosos de la provincia. Son muchas las publicaciones, pósters, revistas y panfletos turísticos que aparecen presididos por este hermoso lugar.


 

Se encuentra a tiro de piedra de Cazorla y es que estas dos localidades están separadas por poco más de un kilómetro.


 

La visita comienza a los pies del gran espinazo rocoso que corona el castillo y que origina el singular entramado de calles tortuosas, estrechas y empinadas de la localidad.
Entre ellas, abundan las fuentes generosas que refrescan el ambiente y llenan de vida todos sus alrededores. En torno a ellas, casi siempre se arremolinan los vecinos, amables y gentiles, siempre dispuestos a la conversación o a ayudar al visitante en cualquier momento.

 

Gatos, perros y pajarillos descansan tranquilamente tomando el sol o el fresco, dependiendo de la época del año, disfrutando de la tranquilidad que aquí se respira, vigilados siempre por el vuelo de águilas que viven en los montes cercanos.

Conforme vamos recorriendo el pueblo, vamos ganando altura hasta que nos adentramos en el Castillo de la Iruela.


Nada más cruzar las puertas del castillo, nos damos cuenta de que estamos en un lugar inexpugnable por la mayoría de las laderas que lo rodean, donde el cerro se vuelve abrupto y vertical.

 

Mientras nos adentramos en el castillo rodeado de antiguas murallas que formaron un alcazarejo de acceso extraordinariamente difícil, vamos descubriendo panorámicas del pueblo que nos rodea.



En el centro del castillo, nos espera su torre del homenaje, a la que solo se puede acceder subiendo por una moderna plataforma de muchos escalones que nos hace ascender vertiginosamente.

 


La Eruela, como se llamaba en el medievo, fue una pequeña alquería árabe que fue creciendo a partir del siglo XI como refugio para tiempos de guerra. Fue conquistada en 1231 por el arzobispo de Toledo. Unos años más tarde, el infante Sancho de Castilla, hijo de Fernando III, quedó tan enamorado del lugar por la integración de arquitectura militar en el paisaje serrano, que estructuró el adelantamiento de Toledo, situando su capital en Cazorla y convirtiendo a la Iruela en su aldea, lo que generó muchos problemas entre las dos poblaciones que terminaron luchando entre sí, en la guerra civil entre los reyes Pedro I y Enrique II.



La Iruela se posicionó a favor de este último y con su victoria, consiguió de nuevo la autonomía en 1370, aunque las tiranteces siguieron entre estos pueblos (y eso que apenas les separa un kilómetro) hasta la independencia definitiva que llegó en 1378.


La torre del homenaje que corona el lugar se asemeja a una continuidad de la roca y constituye un pequeño alcázar cristiano, con pequeñas estancias abovedadas que nos llevan hasta la terraza, la cual ofrece unas vistas increíbles a decenas de kilómetros a la redonda.



Las sierras próximas, la comarca de la Loma y un sinfín de pueblos se pueden contemplar desde aquí, junto a unas vistas de pájaro de toda La Iruela.

 






El recinto bajo, donde se mantienen murallas de tapial, fue completamente modificado en tiempos de Carlos V. Además, el gran Francisco de los Cobos ordenó la construcción en el castillo de la Iglesia de Santo Domingo; una creación de los discípulos de Andrés de Vandelvira, hoy lamentablemente en ruinas.



 

Años más tarde, el castillo también fue reutilizado como cementerio, en el que aún quedan algunas tumbas, y como teatro, que aún hoy congrega funciones en un marco natural e histórico sin igual.



Estamos visitando un lugar que fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1985.





Existe la creencia de que este lugar fue un castillo templario, aunque la misma está basada en la fábula o en novelas contemporáneas que también hablan de que en este lugar, se dio cita una especie de secta o logía masónica pseudotemplaria y de ahí la leyenda, aunque bien pensado, en este mágico lugar bien podría darse cualquier circunstancia, puesto que su historia, la naturaleza y la espectacularidad de sus vistas dejan volar la imaginación y nos hacen fundirnos con estas piedras centenarias.


La Iruela guarda un exquisito patrimonio monumental, natural y paisajistico que enamora a cuantos se acercan a ella y con esta fugaz visita de hoy, tan solo hemos conseguido escarvar minimamente en su belleza. 

Proximamente continuaremos!

lunes, 21 de agosto de 2017

El Refugio Antiereo de Motril, historia sepultada.

Saludos amigas y amigos.


Hoy quiero invitaros a conocer un nuevo vestigio del patrimonio marteño que recientemente ha sido redescubierto aunque como tantas cosas acabará perdido.

Os voy a mostrar un nuevo refugio antiaéreo de nuestra localidad, pero no uno cualquiera. Se trata de un refugio militar con una interesante historia a sus espaldas.

Como sabéis a lo largo de este año se están realizando obras en la carretera que va desde Martos a Santiago e Higuera de Calatrava. Unas obras muy necesarias por otra parte y desde hace ya mucho tiempo, ya que los que utilizamos esa carretera usualmente, ya seamos marteños, de Monte Lópe, santiagueños o higuereños, o simplemente lo utilicemos para ir a trabajar sabemos que en más de un tramo, si pasabas más rápido de la cuenta con los baches casi dabas en el techo del coche.

Como resultado de estas obras, de forma fortuita como en muchas ocasiones ocurre con yacimientos arqueológicos y demás, a resurgido el espacio que hoy os muestro.


El Refugio antiaéreo de Motril.

Boca del refugio, parcialmente descubierta
Como digo este lugar guarda una interesante historia. Como hemos comentado en otras ocasiones durante la guerra en la que participaron demasiados países para que se pueda llamar civil, en Martos se construyeron más de 60 refugios.


En las Navidades de 1936, cuando el inefable Queipo de Llano inició la llamada Campaña de Navidad con la que pretendió conquistar toda la provincia de Jaén y ayudar a los facciosos asediados en el Santuario de la Virgen de la Cabeza, nuestra ciudad se convirtió en zona de retaguardia republicana enfrentada directamente en el frente con Porcuna que quedo en zona nacional el 1 de Enero de 1937.
Una estampa que probablemente pudiera parecerse al lugar que hoy tratamos(LA HISTORIA EN COLOR)
Desde ese momento comenzaron a llegar a la ciudad todo tipo de tropas que se instalaron en cuarteles a lo largo de la ciudad, al tiempo que los nacionales comenzaron a bombardear Martos de forma indiscriminada  durante toda la guerra. Esto llevó a la construcción de todos los refugios de Martos tanto dentro de la ciudad para proteger a los civiles, como fuera de la misma para proteger a los muchos militares apostados en la defensa.

Entrada al refugio desde dentro
La carretera hacia Santiago e Higuera cobró especial relevancia en aquellas fechas, puesto que era la carretera más directa al frente de batalla. Eso hizo que fuera militarizada, y que se instalaran varios controles militares a lo largo de la misma.

Pared original donde aún aparecen las marcas de los picos
 A dos kilómetros de Martos, junto a la actual orujera, se estableció en principal control, que cambió el aspecto de aquel lugar puesto que los soldados talaron los olivos para utilizar su madera para calentarse en invierno y eso aún hoy se aprecia, puesto que los olivos actuales están claramente diferenciados por edad unos de otros.

Antigua ermita de Motril, hoy desaparecida, usada como refugio de tropa en la guerra
Imagen de la Virgen que se veneró en la Ermita de Motril
Al hacerlo, quedaron expuestos y a plena vista de la aviación, lo que los condujo a la construcción de un refugio en el talud mismo de la carretera.

Ermita de Motril, arruinada
Clave calatrava de la Ermita
Los soldados se establecieron junto a una antigua ermita rural hoy lamentablemente desaparecida, que era conocida por todos como la Ermita de Motril y que realmente se llamaba Ermita de la Virgen de los Dolores y San Fernando, muy posiblemente dedicada al rey Fernando III que conquistó la ciudad en la Reconquista. Una ermita de la Orden de Calatrava que después fue mantenida por los Marqueses de Blanco Hermoso y que estaba dedicada a un Rey de Castilla, en cuyo interior se veneraba la imagen de una virgen de piedra muy misteriosa, hoy al parecer en manos de un particular...solo en Martos podía permitirse la reciente demolición de un lugar tan singular como este...en fin (como dicen por ahí, como algún día se lleven Valeo de Martos van a faltar olivos).


Del campamento militar hoy solo quedan los jóvenes olivos que volvieron a ocupar el espacio que les pertenecía (posiblemente si algún día se excavará arqueológicamente este lugar arrojaría muchas sorpresas) pero el refugio se mantuvo intacto durante muchos años después de acabar la guerra. Acabo sepultado pocos años después de la llegada de la democracia, porque sí, porque estorbaba, como tantas cosas que estorbaban aquí y fueron enterradas o destruidas. (Pilar de la Fuente de la Villa s.XVI, Pilar de la Fuente Nueva XVI, Villa Romana con mosaicos s. I, etc ) y tras las obras, ha vuelto a resurgir como un espectro de lo que fue.

La entrada aún mantiene la boveda original
Las dos puertas que tenía el refugio afloran a duras penas, aunque aún mantienen la estructura del refugio intacta, y se puede ver la bóveda del techo. El paso del tiempo y el hecho de haber sido sepultado han cambiado mucho este refugio. Solo se puede entrar reptando, y tras ello aún se puede acceder a todo el refugio que en algunas zonas tiene 1 metro aproximado de altura, puesto que la tierra y los escombros que se utilizaron para sepultarlo se han ido introduciendo en su interior. Aún así se puede recorrer los 20 metros con sus dos salidas, y se conservan aún en las paredes las marcas de las herramientas que se utilizaron para la construcción del mismo.

En primer lugar, una de las entradas al refugio, al fondo la segunda boca
Una lástima que este refugio como tantos y tantos otros en nuestra ciudad permanezcan en el más completo olvido y anonimato.