jueves, 1 de agosto de 2013

El nacimiento del Río San Juan. La playa de la Sierra Sur de Jaén. #JaénEnVerano

Llega Agosto y me voy a permitir el lujo de quedarme en la Sierra Sur de Jaén, para regalaros un nuevo motivo para visitar y descubrir este paraíso natural.


En esta ocasión, nos desplazamos hasta el corazón mismo de esta Sierra y visitamos la localidad de Castillo de Locubín, asentada a las faldas de la serranía de la Camuña, donde el olivar rivaliza por el territorio con los cerezos (ya que este pueblo es uno de los mayores productores de cereza de Andalucía) y donde encontramos el Nacimiento del Río San Juan.



Para acceder a este pulmón verde podemos llegar desde Valdepeñas de Jaén por la carretera C-3221 o desde Alcaudete por la pedanía de las Ventas del Carrizal.


Se encuentra a unos 4 kilómetros del núcleo urbano, en una depresión entre las Sierras de la Nava y la Serrezuela a la que se accede por una corta carretera.


Al llegar ante este enorme manantial nos quedaremos impresionados de las enormes pozas de aguas cristalinas de donde surgen infinidad de pequeñas columnas de burbujas que son arrastradas por el agua subterránea que surge con mucha fuerza en este sitio, seguramente acumulada por toda la sierra en la que existen grandes corrientes.



Esta zona, desde hace ya varios años esta transformada en un área recreativa, que atrae anualmente a miles de visitantes de muchos municipios algunos muy lejanos y es una autentica gozada para pasar un buen día de convivencia en el campo.



Estas pozas, repletas de agua todo el año, son muy frías (por este motivo, los peces no llegan al nacimiento) y mas de uno se lo piensa dos veces antes de bañarse, pero lo cierto, es que con estas calores pocos son los que rechazan darse un chapuzón, disfrutar de sus cascadas y canales que se convierten en trampolines para los mas pequeños, pasar un rato agradable entre la frondosa vegetación que rodea a toda la zona e incluso utilizar este espacio como fondo para la fotografía.



Es un lugar indicado también para amantes de la escalada, ya que desde aquí surgen algunas vías a las que se debe pedir permiso para acceder.


No me equivoco para nada si digo, que esta zona de recreo y baño es de las mas populares de toda esta parte de la provincia, que forma una autentica "playa" que hace las delicias de propios y extraños.


Para terminar la visita, es de visita obligada el propio pueblo de Castillo de Locubín, un milenario pueblo en el que se encuentra el Cerro de Cabeza baja de Encina Hermosa, una zona arqueológica donde surgen los restos de un oppidum Ibero, que estuvo ocupado desde la lejana edad del cobre hasta los tiempos de los romanos que guarda multitud de secretos por desvelar.



En torno al pueblo se alzan muchas atalayas que nos recuerdan su pasado medieval, como la torre de la Cogola, desde donde se divisan unas magnificas vistas de todo el paisaje y pueblos que le rodean.


Y ya en el mismo pueblo, encontramos el Castillo de la Villeta, que le da nombre el propio pueblo, aunque no es visitable, ya que esta transformado en vivienda.


Encontraremos también, la monumental Iglesia de San Pedro o la Ermita de Jesús Nazareno y necesitara una entrada aparte la vistosa Ruta de los Cerezos en Flor que se puede realizar en Abril junto con su particular Fiesta de la Cereza.


Se que para muchos de mis paisanos, poco o nada tendré que enseñarle de este lugar pero espero, que a muchos otros les mueva la curiosidad por atraer sus pasos a este vergel. Merece y mucho la pena.


2 comentarios:

  1. Dan ganas de bañarse en esas aguas cristalinas ,que comentas,buen trabajo.Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te las recomiendo! Te aseguro, que de alli no saldras con calor!!

      Eliminar