viernes, 11 de noviembre de 2016

El Campanile de Santa Maria de la Villa de Martos. Una singularidad historica.

Saludos, amigas y amigos.

Hace pocas semanas tuve el honor de poder escribir sobre el Castillo de la Villa de Martos y pude hacer un recorrido por la historia y las partes de esta histórica fortaleza.

Lamentablemente, me quedó un elemento característico de este castillo en el tintero y por eso, he decidido escribir esta pequeña reseña que hoy sí que estoy en disposición de describir, puesto que recientemente el Ayuntamiento de Martos lo ha abierto para una visita cultural.

 

Hoy os invito a descubrir el Campanile o Campanario exento del Santuario de la Virgen de la Villa.


Construido en un extremo de la Plaza de la Virgen de la Villa, cerrando lo que hace siglos fuera la muralla de la Fortaleza Baja y construido sobre un cubo de muralla, se encuentra este campanario exento.


Un campanario que a día de hoy, es el único vestigio que nos queda del antiguo Santuario de la Virgen de la Villa, destruido durante la Guerra civil española.


Este campanario, como iba diciendo, fue erigido sobre un cubo de muralla medieval de más de 20 metros de altura, construido con sillares irregulares en su conjunto y reforzado con sillares regulares en las esquinas que reforzaban la torre contra la artillería medieval y que cerraban todo el conjunto amurallado bajo de la Villa Calatrava de Martos.


Tras el final de la Reconquista, la Villa de Martos sufre un importante proceso de reforma y transformación que cambia su imagen de ciudad de frontera fortificada a ciudad renacentista.


El gran artífice de esta transformación fue el maestro cantero Francisco del Castillo el Mozo, que tras formarse en Italia a las órdenes del Papa Julio III, vivió de forma definitiva en Martos desde 1560, dirigiendo importantes obras en nuestra ciudad y entre ellas, la reedificación del Santuario de Santa María de la Villa, donde aportó sus ideas exportadas de Italia en nuestra ciudad. Y como claro exponente, este Campanile, uno de los pocos ejemplos, sino el único, de campanario exento en Jaén y de los pocos que existen en Andalucía.

 

.Así, como ya había hecho en la Antigua Cárcel y Cabildo (hoy Ayuntamiento) de Martos, fusionó lo antiguo con lo nuevo, medievo y renacimiento, fundiendo la Torre defensiva medieval con el Campanario Renacentista.


Adentrarse en esta torre es algo mágico y que llama mucho la atención. Mientras que el exterior de la Torre Campanario da un aspecto rudimentario, por los sillares irregulares de la torre defensiva, el interior nos sorprende con una magnífica escalera de caracol construida por sillares regulares de cantería.


Dicha escalera nos lleva hasta el antiguo habitáculo de las campanas, hoy vacío, que proporciona unas vistas de vértigo, diferentes de las que ya estamos acostumbrados desde el mirador de la plaza.



En esta pequeña estancia, aún se encuentran los antiguos pinetes que adornaban las esquinas de esta torre cuando estaba rodeada por una baranda, que proporcionaba seguridad para caminar por el exterior de la torre y por su terraza, que hoy día no es apta para cardíacos.

 




Una torre que fue restaurada hace pocos años y que absurdamente se encuentra cerrada al público, haciendo que este hermoso y singular recurso de nuestro patrimonio permanezca olvidado y desconocido por la mayoría de los ciudadanos, ignorando así, la importante labor social, turística y cultural que podría cumplir.

1 comentario:

  1. Magnifica exposición Miguel Ángel, cómo se nota que adoras a tu pueblo y te gusta lo que haces. Enhorabuena

    ResponderEliminar