jueves, 26 de septiembre de 2013

Los Villares: La cueva del contadero y los cortados de la Veleta. Por la Protección de la Sierra Sur de Jaén

Nos despedimos del verano y al comienzo de la estación otoñal seguimos con la mente puesta en EL DÍA D, para la Sierra Sur de Jaén que es el 24 de noviembre, fecha en la que si todo sale bien, comenzara la andadura de la Plataforma Ciudadana por la Protección de la Sierra Sur de Jaén.


Y hoy de nuevo, vuelvo a hablar sobre otro lugar de este Necesario Parque Natural, lleno de magia y donde poder disfrutar de la grandeza de la madre naturaleza.

Nos vamos a Los Villares, para explorar La cueva del Contadero y Los cortados de la Veleta.

Una ruta que al igual que la anterior, no necesita de un gran esfuerzo físico, pero que nos brinda unas vistas formidables, que quitan el hipo y a mas de uno le obligara a mirar nuestra sierra con otros ojos.

Imponente precipicio
La ruta comienza en la carretera que une la localidad con Valdepeñas de Jaén, desde las ultimas casas de Los Villares. Inicialmente nuestros pasos irán acompañados por los olivares próximos al pueblo, aunque a medida que vamos tomando altura, estos dejan paso a zonas de pastos y a los primeros riscos que de las alturas villariegas.



Tras un paseo, que como digo apenas si requiere esfuerzo físico, nos iremos acercando a la Cueva del Contadero, una serie de abrigos que coronan el paisaje de los Villares, que antaño formaban un santuario serrano, hoy como tantas cosas en esta sierra, transformado en un redil para cabras...



La pared de la roca, llena completamente de oquedades y cuevas (muchas de ellas con restos de pinturas rupestres) a las que se solo se puede acceder escalando, forma un conjunto muy vistoso, hoy habitado por aves rapaces y ranas que pueblan los abrevaderos de la zona.



Desde allí, caminando bajo los abrigos rocosos llegamos a la cima de la montaña en la que nos topamos con un paisaje karstico que nos va conduciendo hasta los impresionantes cortados de la Veleta, una zona NO APTA para niños ni para personas que sufran de vértigo.



Y llegamos a unas formidables paredes de roca vertical con varios cientos de metros de caída, que son un gran lugar para la fotografía (quien se atreva a fotografiar claro) y una atalaya donde aparece una visión completa de Los Villares, el entorno de Otíñar, la Peña de Martos e incluso se deja ver también por allí, el Castillo de Santa Catalina de Jaén.

Castillo de Santa Catalina asomando tras los olivares
Vista completa de los Villares

A nuestros pies, muchos metros mas abajo, vemos el lento discurrir del río Eliche que algunos kilómetros mas abajo se encajona formando los impresionantes Cañones del Puente de la Sierra de los que os hable recientemente, dejando buena muestra, del afán excavador de este río a lo largo de los milenios.



A espaldas de este enorme precipicio, la montaña se muestra mas amable y el matorral, acompañado con algunas zonas boscosas, nos invitara a volver en otra ocasión y visitar estos riscos habitados sin duda por los antiguos jaeneros desde hace milenios, que estuvieron en contacto con la multitud de cuevas y abrigos decorados con pinturas rupestres, que abundan por todos estos contornos.

Vistas de las Sierra de Otíñar

Un entorno único, una excusa perfecta para una caminata que nos descubre otra de las maravillas de esta Sierra eterna.



4 comentarios: